Este mes de enero ha surgido desde la Universidad Autónoma de Barcelona el fenómeno “Informer”, que se ha propagado rápidamente a otras universidades españolas y a centros de secundaria.

Los Informers son un fenómeno viral en facebook sin precedentes.Jamás se había visto crecer tan rápido en número de fans una página en Facebook o una cuenta en twitter.  A modo de ejemplo, la página de facebook de la Universitat Autònoma de Barcelona se creó en 2010 y tres años después tiene 12.695 fans. La página El Informer de la UAB se creó hace menos de un mes y la supera con 12.793 fans ¡y con una tasa de interacción de casi el 200%! (todos los fans participan en la página al menos dos veces).

¿Qué es El informer? Surge como La Celestina (adulta o adolescente) manejando facebook. Los estudiantes universitarios envían mensajes a otros estudiantes y el informer los publica de forma anónima en el muro de su página de facebook, de tal modo que todos pueden ver los mensajes pero no quién los ha escrito.

La tasa de interacción se acerca al 200%

La tasa de interacción se acerca al 200%

¿Qué tipo de mensajes se mandan? Los más habituales son de contactos, piropos o invitaciones a conocerse en persona, algo que podrán hacer en las fiestas que también se organizan desde esta página. También hay mensajes de estudiantes que, simplemente buscan compañía para no comer a solas, informaciones sobre equipos de deporte universitario y, según modere el informer, comentarios más o menos groseros y provocadores.

¿Porqué ha funcionado tan rápido? Porque tiene el morbo del voyeur, la excitación de establecer un juego de seducción, la valentía que da el anonimato y el romanticismo de las cartas cruzadas de toda la vida. Todo se desarrolla en el centro de estudios y los protagonistas son los estudiantes, lo que aumenta su sentido de pertenencia a un grupo que comparte intereses comunes y un juego  de comunicación mediante el Informer.

¿Qué peligro tiene? Que el Informer publique comentarios que puedan herir o intimidar a algún/a estudiante que vea que están hablando de él/ella en redes sociales.

Por supuesto, hablamos de Informers que son mayores de edad, con cierta madurez y complicidad en el juego, pero si trasladamos el fenómeno a los institutos de secundaria (donde entran los niños con 11 años) , es previsible que no haya tanto cuidado en la moderación de contenidos y los chavales son mucho más susceptibles a la presión de grupo y al “qué dirán”. Y los Informers de IES ya han surgido por doquier.

Detalle de la página de l'Informer IES Pere Barnils

Detalle de la página de l’Informer IES Pere Barnils

¿Qué recomendaría? A los administradores de esas páginas que sean conscientes de la responsabilidad que tienen al moderar la conversación de miles de personas y marcar de forma expresa las normas de uso y comportamiento de la página, a saber:

  • si publicarán fotos donde se reconozca a las personas
  • si publicarán videos
  • no publicar ningún contenido difamatorio u ofensivo para alumnos o profesores
  • no publicar insultos o groserías
  • no facilitar datos personales de ningún alumno

¿Estamos ante una alerta en la comunidad educativa? Alerta, no, pero si precaución. Son los propios estudiantes quienes han abierto un canal para comunicarse entre ellos y que ese canal se utilice de forma romántica, creativa, solidaria o difamatoria, grosera e intimidante depende de los propios Informers como administradores de contenido de esas páginas. Creo que en el momento en que se ensucien los muros con contenido negativo el Informer habrá perdido su magia y el fenómeno decaerá.

Estamos ante diferentes comunidades que han encontrado su propio canal de comunicación, gestionado por ellos y con los temas que les interesa, fuera de canales oficiales. Y no se puede poner puertas al campo.  Las páginas son un canal poderosísimo para informar, motivar y comunicarse con la comunidad educativa.

Bien utilizado, tiene un potencial enorme, simplemente habrá que vigilar que ese juego de comunicación social no interfiera en el derecho a la intimidad o al honor de l@s estudiantes. Bueno, esa es mi opinión ¿tú que piensas?