Viernes, 20 de marzo. Creo que hoy toca dar las gracias. Gracias por vivir en Estado que nos da facilidades a quienes trabajamos por cuenta propia y nos resulta imposible tener ingresos en estado de alarma, por lo menos en cuanto a formación presencial se refiere.

Independientemente de que este señor necesita unas clases URGENTES de lenguaje no verbal para hablar ante una cámara, parece que el tema de los autónomos se aclara en los siguientes días y no solo vamos a no tener que pagar la cuota sino que que podremos percibir paro.

Me sigue sin quedar claro si voy a poder seguir trabajando, pero ya se lo preguntaré a mi sufrida asesora el próximo lunes. Pensaréis que soy una adicta al trabajo. Es posible. Me encanta lo que hago

Lo más importante del día viene por la tarde, en un «café» con amigos, amigas y participantes en algunos de los cursos de Oratoria Training Camp. Nos reunimos por zoom.us y les propongo participar en un proyecto que lleva días rondando por mi cabeza para ayudar a las personas en las preguntas que a todos nos inquietan estos días: cómo se hace eso de hablar online, cómo manejo mis ahorros y el dinero en estos tiempos, cómo manejo mis emociones, qué hago si alguien de mi familia sufre un ataque de ansiedad, …,

Les pido que me comenten cuáles son sus inquietudes en este momento y que me digan de qué les gustaría que un especialista les hablara y les ayudara y surgen necesidades muy básicas:

cómo entretener a personas mayores.

hablar por hablar, compartir y escuchar.

nuevas oportunidades de negocio: generar ingresos online

cómo atender a personas con Alzheimer que ahora conviven con nosotros.

Aunque la mayoría no lo han hecho y el entorno online es desconocido para ellos, se brindan como especialistas en su tema para ofrecer conferencias online y dar pautas de ayuda a los demás.

A mis alumnos, amigos y querida comunidad de Oratoria Training Camp ¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ! ¡OS QUIERO!