Lunes, 30 marzo. Vuelta a prácticas casi olvidadas y tomas de conciencia fortalecedoras. Tengo la sensación de haber retrocedido en el tiempo, unos diez años atrás para reencontrarme con algunas de las herramientas online que aprendí en el curso de Experto en Community Manager en 2010, cuando surgió el boom de las redes sociales. Y con la radio. Y …

Si bien muchas de las rutinas de comunicación online ya las he incorporado a mi día a día para contarle al mundo lo que hago a través de redes sociales, esta crisis me ha hecho reencontrarme con habilidades perdidas como escribir y publicar a diario, curación de contenidos, mail marketing, organización y retransmisión de eventos online, programación en redes sociales.

Y esta toma de conciencia se vuelve plena con la extraordinaria sesión de «Descubre tus fortalezas en tiempos de crisis» que imparte Ana María Tomás a través de oratoria.club/webinars y en la que nos invita a descubrir nuestras propias fortalezas siguiendo estos pasos:

Pensar en una situación difícil que hemos superado.

Pensar en una actividad que hemos realizado que nos parecía imposible.

Pensar en un logro.

Y después, escribir qué fortalezas tenemos para haber conseguido superar adversidades y lograr retos. Te invito a que veas la charla con calma, con una libreta en la mano y realizarás descubrimientos sorprendentes que te ayudarán a sobrellevar el confinamiento y otras situaciones difíciles en tu vida.

En este enlace tienes el video y las plantillas que comenta Ana Tomás.

A nivel personal,

Pensando en voz alta, me doy cuenta.

La radio me ha dado agilidad mental, capacidad de improvisación, ritmo, criterios para seleccionar contenidos (organizar y presentar los webinar me recuerda a la edición y locución del programa de radio en la SER).

Las enfermedades de mi familia me han hecho resiliente y me enseñan a enfocar mi pensamiento. Tomar distancia y ocuparme en lo que sí puedo hacer.

Las redes sociales me enseñan que no existen fronteras. El límite está en mi capacidad de acción (y de inversión en Google y Facebook).

El confinamiento me devuelve el valor de lo esencial. La familia, los abrazos, los amigos, la naturaleza, el mar.

Las formaciones en Oratoria y Comunicación me han hecho aprender el poder del lenguaje sobre nosotros y sobre el mundo que nos rodea: tanto si piensas que puedes como si piensas que no, tienes razón.

La exploración de las posibilidades de la voz y el cuerpo en el cambio consciente de las emociones me hace posible sobrellevar cada día el confinamiento, cantando, bailando, respirando, sintiendo.

La cultura oriental, que viví y aprendí en Japón, me hacen valorar la minuciosidad y la atención plena a lo que hacemos cada día, en lugar de ir por el mundo con prisas y como pollos sin cabeza.

El Mindfulness, aprendido junto a Mario Alonso Puig, le da serenidad y equilibrio a mi mente y a mivida. Y corporalmente, practicar chi-kun.

Y el hecho de que estés ahí, querido lector/a le da sentido a escribir cada día. Gracias.